¡Ay, la luna! (1)

Alguien puede mirar a la luna y disfrutarlo. Alguien puede mirar a la luna y intentar pintar algo parecido. Alguien puede mirar a la luna y preguntarse a dónde va. Alguien puede mirar a la luna y a traves de observaciones sin verificaciones, deducir que en realidad se trate de un Ser Superior que impone algunas leyes morales que debemos obedecer.
Una sola luna y cuatro maneras de mirarla.

Cuando hay varias maneras de mirar la misma cosa, no todas las maneras son igual de válidas. Algunas incluso puedan ser bastante tontas, como comprobaremos en breve.

Anuncios