Mejor pais

Dicen que van a construir un mejor país.

¿Será un mejor país donde los mossos que mataron a Juan Andrés Benítez, quitaron un ojo a Ester Quintana, pegaron a inocentes en las manifestaciones de “15M” salieron impune? ¿Será un mejor país donde llaman traidores a Isabel Coixet, Joan Coscubiela, o Joan Serrat? ¿Será un mejor país donde se piensa que Puyol que “ens vaig robar” es un heroe? ¿Donde se piensa que los del partido del caso Millet son heroes? ¿Será un mejor país donde llaman vagos a los andaluces y fachas a los valencianos? ¿Donde llaman “democracia” que un voto en Girona vale el doble que en Barcelona? ¿Donde piensan que un referéndum es “democracia” (y no, no lo es), y donde, para más inri, un referéndum sin garantias, sin explicaciones sobre las consecuencias (tipo Brexit) es considerado “democracia”? ¿Donde se piensa que “un solo pueblo” es una frase bonita que justifica imponer políticas, sin respecto para gente que piensa de manera diferente y más allá de banderas y el uso populista de “el pueblo”? ¿Donde a base de – como máximo – una pequeña mayoría de votos, se justifica una declaración de independencia que no es lo que quiere una gran parte de la populación? ¿Donde si no quieres elegir entre dos malos, te llaman “equidistante” que parece que es lo peor?

No creo.

Anuncios

Un referéndum no es democracia.

Mejor dicho, aunque un referéndum sea una forma de hacer democracia, en muchos sentidos fundamentalmente va en su contra.

Una democracia, a diferencia de lo que piensa mucha gente, no equivale a «hacer lo que quiere la mayoría». Al contrario, en una democracia parlamentaria representativa, todos los ciudadanos deben tener voz. Es decir, una democracia debe respetar y proteger la diversidad dentro una sociedad. Debería cuidar de los intereses de todos los ciudadanos y no solo de los de «una mayoría». Un referéndum hace lo contrario: da toda la razón a una sola opinión sin llegar a un acuerdo con los demás.

Para garantizar y proteger la democracia contra extremos como el fascismo o el comunismo, se necesitan algunas bases intocables , como por ejemplo la garantía de libertad de expresión y opinión o la igualdad ante la ley de todas las personas. Normalmente, esto se hace con una constitución. Un referéndum pasa por alto estas condiciones y no respeta el camino ordinario (y lento) de una democracia. Así, se pueden someter a voto cosas como el matrimonio homosexual (que debería ser un derecho fundamental y constitucional en cualquier caso), la pena de muerte (que nunca debería ser una opción) o «la voluntad del pueblo» (que va en contra de la diversidad en una sociedad).

Los referéndums siempre se justifican con el concepto «lo que quiere el pueblo». Ya hemos visto que este concepto va en contra de la idea de una sociedad diversa. En una democracia, cada individuo debería sentirse representado, independientemente de su religión, color de piel, género, orientación sexual y gustos. Nadie se puede considerar un «traidor al pueblo» por el mero hecho de tener una opinión diferente. Los que voten en contra forman parte igual de la sociedad.

Las decisiones políticas para gobernar un país deben ser prácticas, realistas y coherentes. La política nunca es elegir entre A o B sino entre un conjunto de decisiones que llevan a una serie de acuerdos. Todo está conectado y tiene consecuencias internacionales, económicas, climáticas, de empleo, etcétera. Sin embargo, los referéndums casi siempre son monotemáticos: ¿quieres A o B? Lo que resulta una manera muy fácil de manipular, o mejor dicho, de mentir a los ciudadanos. Si pongo en un referéndum «¿Quiere usted agua y aire limpios, sí o no?», me imagino que ganará fácilmente el sí. Con este resultado en la mano, puedo entonces prohibir los coches o solo permitir viajar en avión una vez cada cinco años. A ver cuánta gente estará de acuerdo con esto (yo sí, por cierto). Está claro que para poder elegir hay que conocer las consecuencias de esa elección. Por ejemplo, si quieres la independencia de una región dentro de un país que está en la Unión Europea, ¿también quieres salir de la UE? O, si quieres salir de la UE, ¿es verdad que habrá más dinero para los servicios públicos como la sanidad? El Brexit es un buen ejemplo de una manipulación de la gente para que votara en contra de sus intereses.

En una democracia se hacen cambios políticos y nuevas leyes por medio de un gobierno bajo el control de un Parlamento. Esto evita cambios radicales a corto plazo, pero a largo plazo significa que se puede influir en las decisiones ya tomadas , según las consecuencias de estas decisiones. Así se pueden controlar y corregir continuamente las consecuencias. Un referéndum es como tirar los dados: todo o nada, y luego a aguantar lo que pase.

No es casualidad, pues, que varios dictadores (Mussolini, Franco) hayan usado referéndums para simular una seudodemocracia. La idea de que «el pueblo elige» (que ya sin más es una idea populista) lleva fácilmente a la manipulación, la unificación, y la demonización de «disidentes» y «traidores» (los «no pueblo»). El referéndum es una manera obvia de pasar por alto el Parlamento, es decir, es un atajo antidemocrático.

Es evidente que una democracia de verdad, pues, es lenta, nunca te da exactamente lo que quieres, e implica concesiones entre los intereses de todos los ciudadanos y no un favor a algunos. Quizás la gente que cree en los referéndums debería entender mejor que en una democracia de verdad, la realidad es más bien como dijo un gran filósofo:

 

 

el árbol

El árbol crece
pero no me pertenece
ni a tí

Esta poesía
es una auténtica mierda
pero rima
(aunque dicho sea: no muy bien)

Ahora que
he llegado a
la parte cerca del
final

Sólo queda
pa decir
menos mal

 

Todos juntos

La gente que quiere votar por “Junts Pel Si” tiende a disculparse por la presencia de Artur Mas y CDC en esta lista. Claro, es bastante extraño proclamar que quieres un “pais mejor” de “gente trabajador y seria” (cómo se puede decir estas palabras sin vomitar es un misterio) sin influencias de la malvada corrupción y tendencias anti-democráticas típicas de la política española y – especialmente – del PP, si a la vez apoyas a un grupo político que cuenta con la prominente presencia del CDC que tiene amplia experiencia con corrupción, apoyo incondicional a una policía violenta y muchos acuerdos políticos con – especialmente – el PP. Aún más si te das cuenta que si gana “Junts Pel Sí”, Artur Mas probablemente seguirá como presidente de la Generalitat, sin haber tenido que justificar su mandato nefasto de los últimos años.

Sigue leyendo

Atrás

Era temprano por la mañana y me encontré en el andén del metro, leyendo un periódico. Tan absorto estaba en mi lectura, que sólo oí que el metro había llegado sin mirarlo. Una voz por el intercomunicador dijo algo ininteligible, primero en catalán, luego en castellano, pero no presté atención. Oí que las puertas se abrieron y hice un paso adelante. Un hombre salió del metro y colisionó conmigo. Siempre me dan rabia la gente que bloquean las puertas del tren.
«¡Tonto!» me dijo el hombre que había salido.
«Perdón» dije, ocultando mi cara detrás del periódico y entré en el tren. Las puertas se cerraron y pronto el tren estaba en marcha.
Cerré el periódico y me senté. Entonces me di cuenta de que no había nadie en el tren salvo una niña, que estaba sentada en el banquillo en frente. Debía tener unos 10 años. Llevaba un vestido que era demasiado grande para ella y parecía un vestido para una persona mayor. El tren se aceleraba aún más, y no se detuvo en la estación siguiente.
«Hola» le dije a la chica.
Me señaló con un dedo: «No deberías estar aquí»
«¿Por qué no?»
Se encogió de hombros.
«Entonces, ¿por qué estás tú aquí?» dije.
«Tardé demasiado tiempo en decidirme. Y después ya era tarde.»
No la entendí.
«Entonces, ¿a dónde vamos?»
«Atrás» dijo. Atrás.
«Pero …» le dije e hice un gesto con la mano para imitar el movimiento del tren que claramente iba hacia adelante. Pero ella negó con la cabeza y señaló su reloj. Era un antiguo reloj de oro y era tan pequeño que no podía leer el tiempo, sólo vi una carátula de reloj borrosa. Me preguntaba qué le pasaba a esta chica. ¿Por qué estaba aquí, sola? ¿Dónde estaba todo el mundo? Todo me parecía muy extraño. Además, pasaron muchas estaciones y el tren no se detuvo en ninguna.
«Así que, si no se permite pasajeros» le dije «¿Por qué el tren paró para mi? ¿Por qué me dejó entrar?»
«El tren no paró para dejarte entrar sino para dejarte salir.»
Seguía sin entenderla. Poco a poco, el tren había empezado a desacelerar. Pasó otra estación sin parar, pero claramente estaba bajando de velocidad. De repente, la chica señaló las puertas. Miré por la ventana. El tren se había detenido en la estación donde antes había subido. Habiamos hecho un bucle.
«Ahora tienes que salir» dijo la chica. Era una orden y no dudé en obedecerla.  Salí rápido del tren. Un tipo estúpido, leyendo un periódico, estaba en la plataforma, justo delante de las puertas y colisioné contra él. Siempe me dan rabia la gente que bloquean las puertas de los trenes. «Perdón» dijo el hombre, con su cara detrás del periódico, y entró. Las puertas se cerraron detrás de él y el tren se fue.