dos perros y un gato

A mi no me gustan mucho los perros.
No les deseo ningún daño pero tampoco me hacen ninguna gracia.
Si veo dos perros luchando por un hueso, no me interesa qué perro va a ganar.
Además, me identifico más con los gatos.
Los perros miran al gato y lo llaman equidistante.
Así que por qué tengo que preocuparme sobre los perros?

Anuncios

Plancton

El bus llegó a tiempo. Subí y me senté. Por la ventana vi pasar los edificios. Empezó a anochecer. Cerré los ojos. Antes de salir de casa me había puesto tapones en los oídos. Así, sin ver ni oír nada, sólo pude fijarme en los movimientos. Me imaginé que era una especie de animal marino. Un animal prehistórico, flotando en un mar joven e inocente. No hacía falta ojos ni oídos en este mar. Solamente podía sentir una marea eterna, y – eso sí – el calor del sol que sentía cerca de la superficie. No podía navegar. No tenía tentáculos para controlar a donde fui. Tenía que aceptar ir a donde el mar me llevaba. Sentí que a veces, con una ola más fuerte, mi movimiento era más brusco. A veces, sentí el contacto con otros objetos que no era agua. Quizás fueran rocas o algas u otros animales flotantes. No tenía importancia. Sin vista ni oído, el tiempo deja de hacerse notar. El tiempo pasó pero sin que pudiera decir si pasaron horas o minutos. Y luego, ni el tiempo mismo tenía sentido. Sólo flotaba en el bus, la línea V21. ¿Cuántas paradas habíamos pasado?

Intenté acordarme de adónde fui. Intenté acordarme de mi nombre. La confusión me hacía gracia. Ya no había bus. Como cuando has dormido encima del brazo y luego no puedes moverlo. Te dices a tu mismo que en cualquier momento el brazo volverá a funcionar. Es una sensación extraña pero no te preocupa porque estás convencido de que no es para siempre. Intentas jugar con esta convicción. Con las dudas, también. ¿Hasta dónde puedes llegar? Sonreí.

Abrí los ojos.

La luz del sol, de allí arriba, parecía un caleidoscopio de colores en el agua. Desde la superficie sólo pude ver el cielo y el mar. Luego ya no había ojos. Luego ni yo.

 

 

Referéndum no es democracia

Un referéndum no es democrático porque:

  1. pasa por alto el parlamento democráticamente votado
  2. en vez de representar la diversidad de una población, sólo da favor a una parte de la sociedad (tiranía de la mayoría)
  3. engaña por presentar preguntas binarias (sí/no) sobre temas con detalles complicados (¿qué implicaciones tiene sí o no?)
  4. se basa en la idea de un sólo pueblo con una sóla voz en vez de una sociedad diversa con una variedad de intereses e ideas.

 

Explicado en más detalle: Por qué un referéndum no es democracia

 

Mejor pais

Dicen que van a construir un mejor país.

¿Será un mejor país donde los mossos que mataron a Juan Andrés Benítez, quitaron un ojo a Ester Quintana, pegaron a inocentes en las manifestaciones de “15M” salieron impune? ¿Será un mejor país donde llaman traidores a Isabel Coixet, Joan Coscubiela, o Joan Serrat? ¿Será un mejor país donde se piensa que Puyol que “ens vaig robar” es un heroe? ¿Donde se piensa que los del partido del caso Millet son heroes? ¿Será un mejor país donde llaman vagos a los andaluces y fachas a los valencianos? ¿Donde llaman “democracia” que un voto en Girona vale el doble que en Barcelona? ¿Donde piensan que un referéndum es “democracia” (y no, no lo es), y donde, para más inri, un referéndum sin garantias, sin explicaciones sobre las consecuencias (tipo Brexit) es considerado “democracia”? ¿Donde se piensa que “un solo pueblo” es una frase bonita que justifica imponer políticas, sin respecto para gente que piensa de manera diferente y más allá de banderas y el uso populista de “el pueblo”? ¿Donde a base de – como máximo – una pequeña mayoría de votos, se justifica una declaración de independencia que no es lo que quiere una gran parte de la populación? ¿Donde si no quieres elegir entre dos malos, te llaman “equidistante” que parece que es lo peor?

No creo.

Por qué un referéndum no es democracia.

Mejor dicho, aunque un referéndum sea una forma de hacer democracia, en muchos sentidos fundamentalmente va en su contra.

Una democracia, a diferencia de lo que piensa mucha gente, no equivale a «hacer lo que quiere la mayoría». Al contrario, en una democracia parlamentaria representativa, todos los ciudadanos deben tener voz. Es decir, una democracia debe respetar y proteger la diversidad dentro una sociedad. Debería cuidar de los intereses de todos los ciudadanos y no solo de los de «una mayoría». Un referéndum hace lo contrario: da toda la razón a una sola opinión sin llegar a un acuerdo con los demás.

Para garantizar y proteger la democracia contra extremos como el fascismo o el comunismo, se necesitan algunas bases intocables , como por ejemplo la garantía de libertad de expresión y opinión o la igualdad ante la ley de todas las personas. Normalmente, esto se hace con una constitución. Un referéndum pasa por alto estas condiciones y no respeta el camino ordinario (y lento) de una democracia. Así, se pueden someter a voto cosas como el matrimonio homosexual (que debería ser un derecho fundamental y constitucional en cualquier caso), la pena de muerte (que nunca debería ser una opción) o «la voluntad del pueblo» (que va en contra de la diversidad en una sociedad).

Los referéndums siempre se justifican con el concepto «lo que quiere el pueblo». Ya hemos visto que este concepto va en contra de la idea de una sociedad diversa. En una democracia, cada individuo debería sentirse representado, independientemente de su religión, color de piel, género, orientación sexual y gustos. Nadie se puede considerar un «traidor al pueblo» por el mero hecho de tener una opinión diferente. Los que voten en contra forman parte igual de la sociedad.

Las decisiones políticas para gobernar un país deben ser prácticas, realistas y coherentes. La política nunca es elegir entre A o B sino entre un conjunto de decisiones que llevan a una serie de acuerdos. Todo está conectado y tiene consecuencias internacionales, económicas, climáticas, de empleo, etcétera. Sin embargo, los referéndums casi siempre son monotemáticos: ¿quieres A o B? Lo que resulta una manera muy fácil de manipular, o mejor dicho, de mentir a los ciudadanos. Si pongo en un referéndum «¿Quiere usted agua y aire limpios, sí o no?», me imagino que ganará fácilmente el sí. Con este resultado en la mano, puedo entonces prohibir los coches o solo permitir viajar en avión una vez cada cinco años. A ver cuánta gente estará de acuerdo con esto (yo sí, por cierto). Está claro que para poder elegir hay que conocer las consecuencias de esa elección. Por ejemplo, si quieres la independencia de una región dentro de un país que está en la Unión Europea, ¿también quieres salir de la UE? O, si quieres salir de la UE, ¿es verdad que habrá más dinero para los servicios públicos como la sanidad? El Brexit es un buen ejemplo de una manipulación de la gente para que votara en contra de sus intereses.

En una democracia se hacen cambios políticos y nuevas leyes por medio de un gobierno bajo el control de un Parlamento. Esto evita cambios radicales a corto plazo, pero a largo plazo significa que se puede influir en las decisiones ya tomadas , según las consecuencias de estas decisiones. Así se pueden controlar y corregir continuamente las consecuencias. Un referéndum es como tirar los dados: todo o nada, y luego a aguantar lo que pase.

No es casualidad, pues, que varios dictadores (Mussolini, Franco) hayan usado referéndums para simular una seudodemocracia. La idea de que «el pueblo elige» (que ya sin más es una idea populista) lleva fácilmente a la manipulación, la unificación, y la demonización de «disidentes» y «traidores» (los «no pueblo»). El referéndum es una manera obvia de pasar por alto el Parlamento, es decir, es un atajo antidemocrático.

Es evidente que una democracia de verdad, pues, es lenta, nunca te da exactamente lo que quieres, e implica concesiones entre los intereses de todos los ciudadanos y no un favor a algunos. Quizás la gente que cree en los referéndums debería entender mejor que en una democracia de verdad, la realidad es más bien como dijo un gran filósofo: