Empieza con W…

Hay un nuevo hotel en Barcelona. Es maravillosamente situado, justo al lado del puerto y la playa y frente al mar. Tiene curvas bonitas, como las curvas de la misma playa y los cuerpos curvados encima de ella. Su exterior es casi enteramente de cristal, que tanto durante el día como durante la noche refleja el cielo mismo. Por otra parte, es construído en un lugar que solía ser una tierra de nadie, lleno de basura que el mar había arrojado a la playa. También ha sido hábilmente colocado justo al lado de una playa nudista, que promete un mestizaje cultural entre el “nouveau riche” y la “nue et heureuse“.
Sigue leyendo

Caracoles cuánticos

Lo siguiente obtuve de un episodio de QI, un programa de televisión presentada por Stephen Fry y especializada en hechos inútiles y interesantes a la vez. Además, se deshace de bastantes de los mitos más comunes (por ejemplo: el champán no fue inventada por los franceses sino por los ingleses, y la tierra no tiene una sino dos lunas).

En este episodio en particular, se menciona que erase una vez un hombre que creía que los caracoles que se habían apareados, estarán en adelante para siempre conectados telepáticamente. Y así, se le ocurrió la idea de un telégrafo de caracoles. Pon un conjunto de 26 caracoles en París y da una etiqueta a cada uno de ellos con una letra del alfabeto. Enviar todos sus 26 ex amantes a Nueva York, y – de nuevo – identifica cada uno de ellos con la misma letra con que su ex pareja telepática en París está asociada.
Ahora se puede escribir una palabra por medio de mover las colas de los caracoles en París que hacen las letras correspondentes de esa palabra. Sus socios telepáticos en Nueva York inmediatamente reciben los señales de sus compañeros del alma y, por tanto mueven las colas también. Un lector en New York podría deducir de qué palabra se trata. De esta manera, se podría enviar mensajes desde París a Nueva York sin perder tiempo.

Sigue leyendo