¡Ay, la luna! (2)

 

Si estoy en una fiesta y digo cualquier cosa sobre Einstein, quarks o la mecánica cuántica (ó, siendo holandés, la naranja mecánica, pero esto es otro asunto), lo más probable es que alguien se pondrá a mi lado y empezará hablar sobre el budismo. Los físicos, hoy en día, somos populares. Primero porque somos tímidos. Y segundo, porque somos capaces de destruir el mundo en menos que 7 segundos. Es una combinación super-sexy: la timidez y la destrucción masiva.

Total que, de una manera, la física nos llega, inevitablemente, al budismo, holismo, y todo ese sarta de chorradas de la gran obra de arte “y tú que sabes?”. Si yo me atrevo a decir que esa pelicula es una sarta de chorradas, la respuesta normalmente es que “los físicos tenéis suficiente imaginación!” Sea verdad o no, pero entonces por qué justifican sus creencias espirituales justamente con lo que según ellos es la física moderna? ¿Por qué fundar sus ideas irracionales en una ciencia de por una parte no saben nada y que por otra parte no han entendido?

Es como hacer una paella, pero al final hacerla con espagettis porque te gusta el arroz. ¡No lo llames paella, pues!

Es por eso que en un otro articulo, mencioné las cuatro maneras de mirar a la luna.

Primero, hay los que la miran y sencillamente disfrutan mirarla. Según algunos eso es más bien estupido pero no estoy de acuerdo. Sencillamente disfrutar las cosas es una de las cosas más dificiles en la vida, así que cualquier que sea capaz de hacerlo merece mi admiración. Igual un día me pueda explicar cómo lo haga.

Luego, hay los que lo convierten en arte. No me molestan mientras no sean plastas que hablen sobre el contexto de la sociedad o metáforos simbólicos (los que suelo llamar “franceses” por razones obvias).

También hay los científicos. Miran a la luna y se preguntan a dónde va durante el día. Con una combinación de observaciones y deducciones llegan a la conclusión que mientras la luna gire alrededor de la tierra, la tierra misma gira alrededor del sol y en realidad es las posiciones relativas del sol, la tierra y la luna que establece cómo es el aspecto de dicha luna. A partir de estas observaciones, pueden hacer más observaciones que llegan a un sistema de ecuaciones que describan las relaciones entre fuerzas, masas, distancias, velocidades y una gran etceterá. Luego, descubren que estas relaciones se repiten otras situaciones medibles en la naturaleza y mediante estas generalizaciones se llega a conceptos más abstractos como energía, entropía o tiempo-espacio. Conste que todas estas relaciones y observaciones son expresadas en algo que es mucho más y mucho menos que un lenguaje: la matemática. Es menos que un lenguaje porque no expresa opiniones, moral, sentimientos. Y mucho más que un lenguaje porque en vez de expresar opiniones, moral, sentimientos, expresa conceptos lógicos. Conste que la matemática no sólo describe lo que ya conocemos o lo que ya pensamos. Cualquier relación entre entidades, conocida o no, se puede expresar en matemática. Luego, es la física que toma la matemática y escoge qué parte es aplicable a la naturaleza y qué parte no. O sea: toda las leyes que gobernan el comportamiento de la naturaleza es matemática, pero no todo la matemática es naturaleza. El proceso de medir, describir matemáticamente los resultados, diseñar nuevos medidas que verifican o ponen en duda las descripciones anteriores…, este proceso es lo que hacen los físicos. Es este proceso que crea el Gran Catedral de la Física.

Si el parágrafo anterior te ha aburrido, no pasa nada. Tómese un té. Cante una mantra abajo un arbol. Pero déjese la física en paz. Si la física no es la tuya, acéptelo, y no hables sobre la física.

Por que ahora hemos llegado a la gente que aunque no tienen ni la más remota idea sobre la física, sin embargo piensan que es la física que les da razón en sus creencias “espirituales”. Saben que tienen razón, “porque Dios se los ha susurrado”, “lo han soñado” o lo han leido en un libro escrito hace muchos siglos por uno u otro tribu vagando en el desierto. Y, porque la física cuántica “lo muestra”.

Esa gente admiran los torrecitos de la Gran Catedral de la Física mientras piensen que los muros pilares abajo son aburridos y sin importancia.

La gran verdad que sin entender la matemática, es imposible entender la mecánica cuántica. Es imposible entender Kafka si no sabes leer. No tiene sentido, sin conocer la matemática, comparar las leyes que gobernan el comportamiento de las partículas elementales con las sabidurías de gurus de India (o Mayas sabias, Incas nobles, Egiptos místicos, …)

Es la gente religiosa.

No me refiero a los engañadores. Los que no creen pero se aprovechan de los que crean. Los papas, curas, imanes, gurus, medicos homeopáticos y los “consultants” de empresas internacionales que enseñan a los “proyect managers” que el camino al éxito va por medio de la alma. Esa gente son como la gente que simplemente disfrutan la luna. Sólo, en vez de la luna, prefieren al sexo, el dinero, el poder, la fama. Atacar a ellos, es más bien un trabajo para Johnny Rotten ( Religion II ). Personalmente, no me molesta tanto la gente que quiere mucho sexo, dinero y poder. No sé si serán felizes, pero, en realidad, quién lo es?

Prefiero atacar a los que de verdad crean las tonterías. Especialmente los que piensan (en realidad “pensar” no es la palabra) que la ciencia moderna justifica sus creencias. Quizás parezcan nada peligrosos, pero al final es la misma ignorancia que a menuda lleva a las masas facistas o comunistas (¿qué diferencia hay?) o a conversaciones aburidas en fiestas.

He compilado una lista (nada completa) de unos errores típicos que hace esa gente:

  1. “Los científicos piensan que saben todo”. No!. Es exactamente la gran diferencia entre los científicos y cualquier otra disciplina. La ciencia exista gracias a las dudas que los cientificos siempre ponen en sus teorias. Son estas dudas que justifican sus experimentos tras experimentos. También, son por estas dudas que al final confiamos más en un avion que una alfombra mágica cuando viajamos a India. Sabemos que este avion ha sido un producto de un proceso de pruebas, dudas y más pruebas, mientras que la alfombra, bonita que sea, no nos lleva a ningun sitio.
  2. “Einstein mostró que Newton no tenía razón”. No!. Es imposible mostrar que una teoría es falsa, si ya ha sido comprobada. Sólo se puede mostrar que una teoría no es completa. Entonces, ¿Einstrein mostró que faltaba algo en las teorías de Newton? Sí, pero esto ya lo sabía el mismissimo Newton. Las leyes que desarrolló Newton funcionan muy bien con velocidades bajas y sistemas macroscópicos. En otros entornos ha de usar la teoría de relatividad o la mecanica cuántica, pero conste, que estas nuevas teorías siempre tienen que estar en acuerdo con lo que dijo Newton. Son mas amplias, nada más.
  3. “Einstein dijo que todo es relativo.” No!. Einstein dijo que la velocididad de la luz es absoluta. Dijo que las leyes físicas son absolutas. Normalmente, una velocidad sólo tiene sentido con respecto a un observador. Una pelotita de ping-pong tiene una velocidad con respecto a la mesa de ping-pong. LLamemos esta velocidad “X”. Pero si ponemos esta mesa de ping-pong dentro un tren que viaja con 200 km/hora, entonces, este pelotita de ping-pong tendrá una velocidad de 200 km/hora más “X”, con respecto a un observador fuera de tren. Sin embargo, con la luz, resulta que su velocidad es igual para un observador que se mueva con respecto a la raya de luz como para un observador que no se mueve. Tiene un valor absoluto. Claro, si llamaramos a la teoría de Einstein “la Teoría de Absolutos”, los místicos no le citarían tanto.
  4. “La mecánica cuántica dice que todo es conectado.” No!. Dice que el resultado de una medida a uno de una pareja de partículas enredadas dentro un sistema aislado depende del resultado de una medida al otro de la misma pareja. En inglés eso se llama “entanglement”. Hay, sin embargo, una diferencia obvia entre “dos particulas de una pareja enredada” y “todo”.

Dejo para otra día el gato de Schrödinger, ese imbécil japonés que hace fotos de agua, el calendario Maya, y el idea que nunca han habido gente en la luna. Es que no hay fin a las supersticiones.

Anuncios

2 comentarios en “¡Ay, la luna! (2)

  1. Eva dijo:

    Me hace gracia esto que dices que los físicos sois una combinación de súper sexy. Es verdad que hoy en día decir que has trabajado en física quántica provoca fascinación.;-P

    Como sois poquitos, cuándo te encuentras a uno aprovechas para intentar resolver las dudas sobre este tema que últimamente están en boga. La física quántica aplicada a la espiritualidad. Parece que hay algunos individuos que se están aprovechando de las leyes físicas para explicar creencias espirituales.

    El problema base de esta aparición de nuevas creencias viene acusada por dos cosas, creo yo. La primera, estamos en una época dónde muchas religiones han perdido devotos y se están inventando nuevas religiones para volver a captar a esta gente. La segunda, la falta de valores en nuestra sociedad, esta provocando una búsqueda insaciable de una solución “espiritual” para resolver los problemas personales, en lugar, de hacer un esfuerzo personal en ver cuál es tu problema e intentar buscar una solución real.

    Es más fàcil seguir la nueva moda de occidente de buscar una creencia que se adapte a tu idiologia y justifice tu manera de actuar, aunque sea incorrecta. Y si además, esta creencias tienen una demostración científica ya es valida. Claro, en occidente somos racionales y necesitamos esta demostración para confirmar su validación. Aunque no tengamos ni idea de las formulas que utilizan y al final, nos están tomando el pelo como las otras religiones.

    Te doy la razón, que si no sabes de física mejor no hablar de ella….como de tantas cosas.

    Eva

  2. Anónimo dijo:

    Hola Eva! Que bien leer un comentario tuyo aquí! Me ha gustado lo que dices, creo que lo que dices sobre el por qué de estas nuevas religiones es cierto. Especialmente, usar esa espiritualidad como excusa y justificación para no enfrentarse de verdad a los problemas.
    Al otro lado, me parece muy bien que la gente piense que somos sexys, los científicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s